Casi todos hemos oído hablar del email marketing como una herramienta de ventas muy potente, sin embargo, algunos de nuestros clientes que empiezan a explorar las posibilidades del mundo digital, nos corrigen diciendo que no saben muy bien a qué nos referimos, así que hemos querido hacer un pequeño resumen, desde cero, sobre el uso de esta herramienta del marketing online.

 

como empezamos a trabajar el email marketing

Para empezar, el email marketing no es más que el uso del email o correo electrónico con ánimo comercial. Es lo mismo que antes usábamos en el marketing tradicional y que llamábamos “mailing” pero con algunas diferencias sustanciales:

 

  • El email marketing permite una mayor personalización, al enviar mensajes específicos y exclusivos para una determinada persona o tipo de persona.
  • Al ser una herramienta digital, su uso tiene un coste muy reducido. Dato muy interesante cuando somos una pyme o un profesional que no contamos con presupuestos elevados para marketing, o casi para cualquier cosa.
  • Una tercera diferencia, y la más importante, es que esta herramienta te permite MEDIR las acciones casi en tiempo real. Podemos saber qué tipo de mensajes funcionan mejor, qué contenidos tienen más aceptación, a qué hora es más efectivo el envío del mensaje, qué mensajes van directos a la papelera y cuáles tienen un mejor retorno… En definitiva, el seguimiento que nos permite hacer de nuestras acciones el email marketing lo convierten en una herramienta potentísima en nuestra estrategia de marketing

El email marketing te permite personalizar tu comunicación

Ahora bien, debido a las campañas antispam de muchos proveedores de correo electrónico, y al propio hartazgo de los usuarios que son invadidos a menudo por ofertas de todo tipo y en todos los medios, cada vez resulta más difícil hacer una buena campaña.

Para ésto, debemos tener en cuenta dos variables fundamentales que son la que queremos hoy analizar aquí:

1.- Contar con una base de datos saneada, esto es, una base de datos actualizada, cuidada y orientada a unos fines concretos. Lo más importante: Pide permiso a tus clientes para enviarles información.

Esta base de datos va a ser nuestra mejor aliada, ya que en ella tenemos (o deberíamos tener) todos los datos que nos permitan conocer a nuestros clientes. Tener una base de datos saneada nos permite acciones como:

 

    • Segmentar los mensajes que enviamos a según qué tipo de público lo enviamos
    • Recuperar clientes/ventas que hace tiempo que no nos compran
    • Captar a nuevos clientes
    • Acciones de fidelización de los clientes que ya tenemos
    • Acciones de cross-selling y up-selling
    • Mejorar la experiencia de compra de nuestros clientes
    • Encontrar nuevos servicios o productos que aporten valor a nuestros usuarios
    • Identificar nuevas líneas de ingresos
    • Etc…

 

Para  llegar a tener una base de datos potente, debemos fijar en nuestra empresa una estrategia orientada a este fin.

Me explico: me he encontrado con clientes con bases de datos inmensas, (y hablo de más de 60.000 clientes al año), de las que no tienen ningún control ni cuidado, y por tanto no ejercen ninguna acción con estos datos. Los tienen, pero como si no los tuvieran y los datos, hoy en día, son oro.

Si implementamos aunque sea mínimamente, una estrategia de datos en nuestro negocio, debemos cuidar, no solo el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos sino, además cuidar los formularios, dónde los ponemos y en qué momento, identificar los datos que son importante para nosotros según su utilidad, etc…

 

Define objetivos, segmenta tus bases de datos y mide el resultado de tus acciones de email marketing

 

2.- Tener claramente definido el objetivo de cada campaña. Podemos hacer campañas orientadas directamente a venta o conversión de clientes potenciales,  campañas de branding, campañas que buscan generar expectativas, o campañas informativas….  

Dependiendo de cada objetivo, definiremos la segmentación de nuestros datos de forma que nuestro mensaje llegue a aquellos clientes que realmente pueden tener interés en lo que estamos ofreciendo.

Por ejemplo, si somos un salón de estética y belleza y estamos ofreciendo un tratamiento especial y novedoso para “mujeres” con pieles muy blancas y sensibles, deberíamos segmentar nuestra base de datos según este criterio ya que no tendría mucho sentido que el mensaje llegara a nuestros clientes masculinos que vienen exclusivamente a depilarse o a clientes morenas con pieles curtidas, etc…

 

A partir de aquí, hay otras muchas cosas que tienen gran importancia en una campaña de email marketing y que analizaremos en un siguiente post, pero a modo de esquema podríamos señalar:

  • Timing – muy importante la hora de envío de los mensajes
  • Subjetc – Fundamental estudiar un buen título, de ello dependerá que nuestro mail acabe en la papelera de reciclaje
  • Claridad del mensaje – nuestros clientes no quieren leerse un rollo… Claro y breve
  • Call to action – si buscamos convertir de alguna forma, demos la oportunidad a nuestros clientes de hacerlo de la forma más fácil.

 

Por último, como decimos siempre, mide el resultado de tu acciones, éstos te darán la información más importante que necesitas para tus siguientes acciones de marketing online y para que consigas un alto retorno de éstas.